Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar labores analíticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información: Política de Cookies    
Política de cookies

AGRICULTURA DE CONSERVACIÓN

Esquema de agricultura de conservación
Consecuendias de la agricultura tradicional unida a la sequia
Tormenta de polvo en el 1930 en Texas causada por la erosión eólica en suelos
labrados. (Fuente USDA)
La Agricultura de Conservación (AC) es aquella que tiene como finalidad hacer un mejor uso de los recursos agrícolas a través de un manejo integrado del suelo, el agua y los recursos biológicos disponibles, unido a la utilización limitada de los factores de producción externos, contribuyendo a la conservación y a una producción agraria sostenible, gracias al mantenimiento de una cubierta orgánica permanente o semipermanente sobre el terreno (FAO, 2003).

Tiene su origen en los años 1930-1940 en Estados Unidos, donde tras una sucesión de años de sequía se produjeron graves problemas de erosión eólica, que llevaron a grandes pérdidas de suelo que se tradujeron también en pérdidas económicas. En los inicios se optó por la utilización de técnicas de mínimo laboreo destinadas a evitar la compactación y controlar las malas hierbas, sin invertir los perfiles del suelo y dejando una cubierta de restos vegetales que protegiera el suelo. Está técnica tuvo un gran éxito gracias a que no solo evitaba la erosión del suelo, sino que además conservaba en gran medida su humedad.

A partir de los años 50, con el desarrollo de los herbicidas no residuales, que permitían realizar un control de las hierbas adventicias en el momento de la siembra, la Agricultura de Conservación comenzó a extenderse a gran velocidad.

Sin embargo, en Europa la Agricultura de Conservación no ha crecido de forma tan rápida, pese a que existe una fuerte erosión. En cierto modo, las ayudas PAC que había en el pasado, enfocadas a la producción no motivaron el cambio de sistema. Los nuevos cambios que se están produciendo en la Política Agraria Comunitaria, dando más importancia a prácticas más sostenibles, está haciendo que la Agricultura de Conservación se esté extendiendo más en Europa.

En España comenzaron los ensayos de Agricultura de Conservación entre los años 1970 y 1980, por parte del ETSIA de la Universidad Politécnica de Madrid y el Instituto Nacional de Investigación Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

Existe un considerable número de estudios científicos que muestran los beneficios de la práctica de la agricultura de conservación:


- Disminución de la erosión. Se disminuye la escorrentía y se favorece la infiltración. Así mismo el mantenimiento de una cobertura en el suelo minimiza su erosión hídrica y eólica. Los estudios apuntan hacia un 90% de reducción de la erosión en siembra directa y 60% en mínimo laboreo.

- Aumento de la materia orgánica. La materia orgánica es un componente del suelo que mejora su estructura, actúa como reservorio de nutrientes y es capaz de almacenar agua, así como mantener el calor. Mediante la adopción de técnicas de Agricultura de Conservación se observa un aumento de la materia orgánica en los primeros centímetros del suelo, los cuales son fundamentales para el desarrollo de la planta.

- Disminución de las emisiones de CO2. La Agricultura de Conservación requiere un menor número de operaciones en el campo, por lo que el consumo de gasóleo es considerablemente menor. Así mismo, el aumento de materia orgánica del suelo actúa como sumidero de CO2.

 - Aumento de la biodiversidad. No alterar el suelo y dejar una cubierta, permite el desarrollo de una gran variedad de organismos. Esto favorece que haya una mayor presencia de fauna beneficiosa que contribuye al control biológico de plagas y a la movilización de nutrientes.

- Reducción de la contaminación de aguas. Como consecuencia directa de la disminución de la escorrentía, la cantidad de nutrientes, pesticidas y materia orgánica que percola a capas freáticas es considerablemente menor.

- El rendimiento es similar al laboreo convencional. Con la mejora de la estructura del suelo, el aumento de la materia orgánica y la conservación de la humedad, se produce una mayor estabilidad en las cosechas, lo cual reduce en cierta medida la dependencia de la meteorología. De forma que la Agricultura de Conservación es menos susceptible a los cambios climáticos que el laboreo convencional. Así mismo los rendimientos tienden a aumentar con los años.

- Ahorro de los costes de producción y menos horas de trabajo. El menor número de operaciones, es un ahorro de gasóleo y de tiempo para el agricultor. Así mismo también hay un ahorro en el abono y el agua.

suelosuelo erosionado
Efecto de la erosión hídrica en agricultura convencional vs efectos en agricultura de conservación

No todo son ventajas, también hay varios inconvenientes que pueden dificultar la práctica de la agricultura de conservación:


 - Elevado coste de los equipos de siembra.

 - El cambio de sistema de cultivo, que requiere de nuevas habilidades y aprendizaje.

 - El control de malas hierbas que se puede hacer mediante rotaciones de cultivos, ajustes de la fecha de siembra, falsas siembras o tratamientos de herbicidas.

 - Hay que ser más cuidadoso con el paso de maquinaria en el campo, ya que si se realiza en estado húmedo puede haber problemas de compactación, lo mismo con el paso de ganado ovino.

Empresas colaboradoras

AGRACON - Asociación Aragonesa de Agricultura de Conservación
Escuela Politécnica Superior Ctra. Cuarte s/n C.P. 22071 Huesca
© 2016 | Aviso legal | Cookies | Protección de datos
Diseño y desarrollo: Webdreams